Con los tapones de punta salió al cruce Pablo Moyano afirmando que a Independiente lo quisieron perjudicar desde el gobierno nacional por la enemistad política que existe con su papá Hugo Moyano.

“Cuando nos opusimos con Hugo a la política de Macri, hubo una gran persecución. El gobierno mezcló lo deportivo con lo gremial y han querido doblegar a Independiente. Pero más allá de los ataques, no pudieron”, afirmó el dirigente en diálogo con Deportivo AM 1300.

De cara a las próximas elecciones presidenciales en octubre afirmó que espera un cambio de situación: “Si Dios quiere en diciembre volverá todo a la normalidad y con el cambio de gobierno, Independiente y el país mejorarán su situación. El Rojo será nuevamente lo que fue hace muchos años si nos dejan trabajar en paz”.

Además, horas después de la reaparición pública del expresidente Javier Cantero, Moyano lo acusó de ladrón: “Cuando asumimos nos llegaron embargos porque evadía impuestos. Que un ex presidente no pueda ir a la cancha es lo peor que le puede pasar a un dirigente y a este personaje le sucede. Se llevaron un palo y medio de dólares y contrataron jugadores por millones en la B”, recalcó.

Por último, le brindó todo su apoyo al entrenador Sebastián Beccacece y afirmó que “al técnico de Independiente no lo va a echar un periodista” desmintiendo los dichos de los partidarios.