Los inconvenientes y demandas por la falta de aportes, parecen ser una moneda corriente en Independiente. Pedidos de libertad de acción, salarios postergados y clubes enfadados por la metodología de pago en transferencias, asignan un historial comprometedor para la cotidianidad institucional.

En julio del 2019, la dirigencia adhería 2.300.000 dólares,  a la transferencia por el cincuenta por ciento de Sebastián Palacios. El cordobés se encontraba en México, y el Pachuca hizo uso de la transacción, equilibrando el fichaje del volante con el “Rojo” en partes iguales.

En las últimas horas, se conoció la disparidad de la dirigencia del Pachuca, quien puntualiza la cuota impaga y penalidad por el incumplimiento a las fechas pautadas en la conformación del abono.

A pesar de no aseverar una recurrencia definitiva a FIFA, la desleal en términos contractuales, podría conducir a un llamado de correspondencia en Suiza, ya que se adeudan 150.000 dólares, y la duplicación del monto indicado, agudizaría la obligatoriedad de pago por parte de la directiva del club.