Ariel Penel venía teniendo un desempeño correcto en un partido caliente como lo fue Independiente-Boca, pero en la última acción quedó marcado por una supuesta mano dentro del área del Rojo (más precisamente de Gonzalo Verón). El árbitro hizo su descarga sobre la jugada.

Según el referí, la pelota primero fue impulsada por la cabeza de Nandez y luego pegó en la cabeza de Verón, por ese motivo no juzgo intencionalidad ni marcó penal, en charla con Estudio Fútbol.