San Lorenzo se fue con las manos vacías de Parque Patricios, jugó muy mal el clásico y Huracán ganó bien 2-0. Luego de la derrota, todos los flashes apuntaron hacia Juan Antonio Pizzi, que se mostró fuerte pese a la dura caída.

“No tuvimos la mentalización que hay que tener en esta clase de partidos. Ni siquiera la profesionalización para jugar estos encuentros”, explicó el entrenador de San Lorenzo.

Y agregó. “Hicimos un partido espantoso que no condice con lo que nosotros queremos, ni con lo que los jugadores son capaces de desarrollar”. También especificó que se encuentra “con fuerza para continuar”.