Mientras la ansiedad va en crecimiento tanto en Núñez como en La Boca, este lunes trajo novedades positivas para River: el juicio que involucra a Leonardo Ponzio, en España, fue aplazado y así el volante no se verá en obligaciones legales que le impidan estar a las órdenes el 1° de octubre próximo cuando se juegue el primer Superclásico.

El volante, de 37 años, debía estar el 30 de septiembre en España para el cierre del juicio por arreglo de partidos, donde Ponzio es acusado junto a otros futbolistas de Zaragoza. Sin embargo la enfermedad de uno de los abogados defensores postergó la resolución una semana.

Ahora Ponzio deberá centrarse en recibir el alta médica tras la inflamación en el tendón de la inserción del aductor derecho para poder formar parte de las prácticas de fútbol y llegar al 1° de octubre con algo de rodaje.