Todavía no pudo dirigir al equipo para suceder a Julio César Falcioni porque apareció la pandemia y, encima, perdió a su referencia en ataque: “Si Osvaldo se hubiese quedado, era una buena noticia. Había charlado con él previo al inicio de los entrenamientos, consensuamos algunas situaciones y desgraciadamente no tuvimos más noticias de él en cuanto a lo deportivo por lo que se tomó una decisión del mismo calibre”.

Interrogado por el regreso a las prácticas, una máxima que se está haciendo escuchar entre los protagonistas, el “Archu” fue sincero. “La mayor incógnita que tenemos los entrenadores en este momento es no saber ni siquiera cuándo iniciamos los entrenamientos. Una vez que tengamos ciertas certezas, después hay protocolos que se pueden llegar a cumplir y se pueden llevar a cabo”, esbozó en Sportia.

“Es un tema muy sensible porque es una situación que se ha desbordado en todos los sentidos. También uno entiende el sentido del por qué esto. Ahora, si hay un montón de actividades que se están pudiendo llevar a cabo… ¿por qué no probamos con el fútbol?”, cerró conciso.