La iniciativa en conjunto de Eduardo Spinosa y Nicolás Russo, máximos mandatarios del Taladro y el Granate respectivamente, era regresar con el público visitante para el partido del domingo, que se jugará a las 15.45 en el Florencio Sola. Lamentablemente, no le dieron los permisos para tal organización y tuvieron que conformarse con promover la paz de cara a una nueva edición del Clásico del Sur.

La campaña que apunta a combatir un fútbol sin violencia concluyó con sesiones fotográficas entre varios destacados de las dos instituciones: los capitanes Walter Erviti y Maximiliano Velázquez, los técnicos Julio César Falcioni y Jorge Almirón, los presidentes Eduardo Spinosa y Nicolás Russo y hasta los utileros Luis Brito y Toti Spasandin.

Los comunicados emitidos por ambas instituciones aclara los objetivos de la movida solidaria, en la que “no sólo busca destacar los valores inherentes al deporte, su rol social e integrador, sino además a que una rivalidad futbolera puede desarrollarse sin exceder los límites de una disputa deportiva dentro de un campo de juego”.

De cara al primer duelo de los dos que enfrentarán a Banfield y Lanús (el segundo dentro de 15 días en el estadio del Grana), los representantes de ambos clubes dejaron un mensaje de paz entre tanta violencia: