Luego de la victoria ante Banfield que dejó a River más cerca de su objetivo de alzar la Superliga, una mala noticia golpeó al plantel con una baja que demandará una larga recuperación.

El juvenil Benjamín Rollheiser sufrió la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda en Ezeiza, donde el equipo de Marcelo Gallardo realizaba un ejercicio de cara al próximo duelo con Estudiantes.

El atacante era parte de un fútbol en espacios reducidos cuando realizó un mal movimiento que le provocó la grave lesión, que ahora lo alejará de las canchas por un tiempo prolongado.

Los gestos de dolor se corporizaron rápido y Rollheiser quedó tendido en el césped, donde recibió la asistencia médica. En octubre del año pasado el juvenil había sufrido un esguince en la misma rodilla cuando jugaba con la Reserva ante Patronato.