Faltan once días para que Boca dispute su partido por octavos de final de Copa Libertadores ante Paranaense y la gran duda que mantiene Gustavo Alfaro es la presencia o no de Lisandro López.

El defensor se lesionó haciendo la entrada en calor en el último amistoso ante Tijuana y en los próximos días se le harán estudios para determinar la gravedad de la lesión.

En caso de ser un desgarro, automáticamente quedará fuera de ambos duelos, con fecha 24 y 31 de julio. E incluso el club habría pensando en un reemplazo como Nicolás Pareja.