Ramón Abila no pudo terminar el partido entre Vélez y Boca, ya que una molestia lo obligó a salir del campo a los 35 minutos del segundo tiempo.

En consecuencia, Wanchope tuvo un fuerte dolor en el aductor izquierdo cuando hizo un esfuerzo luego de un saque de Esteban Andrada y, automáticamente, sintió un dolor al intentar punteársela al arquero Lucas Hoyos. Inmediatamente, el ex Instituto miró al banco de suplentes y le hizo una seña al cuerpo médico, que lo retiró en camilla.

Habrá que ver si Gustavo Alfaro puede contar con él para la revancha del próximo jueves, teniendo en cuenta que Benedetto quedó fuera del banco esta noche, también por lesión.