La mala noticia para Boca, tras el pase a semifinales de Libertadores, fue la lesión de Wanchope Abila. A diferencia de Salvio, que deberá parar un par de semanas, lo del delantero va para largo y estará al menos un mes.

El exHuracán debió dejar la cancha promediando el 0-0 de anoche ante los ecuatorianos y el diagnóstico de su lesión fue una “avulsión parcial de su aductor derecho”. El término, hasta ahora poco común, refiere a una ruptura seria cuyo alcance aún no es del todo claro. “Un arrancamiento parcial del tendón”, indicó un profesional de la materia a Olé.

El 9 titular de Boca corre riesgo además de perderse la primera semifinal de la Libertadores, prevista para el 2 de octubre.