El fin de semana pasado, al Fortín le tocó vivir otra situación de violencia en el fútbol cuando visitó a Colón en Santa Fe, lo que obligó la suspensión del partido a los 22 minutos del primer tiempo por parte de Andrés Merlos. El hecho no solo afecta a la esencia del deporte sino también al trabajo semanal de los entrenadores que preparan el partido y no pueden desplegar lo que trabajaron.

“Con respecto a la resolución del partido con Colón, todo lo que yo pueda opinar está de más porque no va a influir; sí que los perjudicados fuimos Colón, sus hinchas y Vélez” expresó Gabriel Heinze en conferencia de prensa con los medios y agregó: ”Nunca tuve bronca, sí tristeza porque estas cosas sigan pasando en el fútbol”.

Ya enfocado en lo que será el duelo con clima a clásico ante San Lorenzo, el Gringo mencionó: Fue una semana buena, correcta. Se ha trabajado en muchas cosas porque tuvimos varios días y nos permite eso. Estamos preparados”, a la vez que resaltó al rival de turno: “San Lorenzo es un equipo que maneja muy bien los tiempos, que sabe a lo que juega”, reconoció con cautela.

Asimismo, el entrenador de Vélez hizo hincapié en la necesidad del equipo de sumar de a tres para que se vea el resultado de lo que entrenan: “Nosotros queremos seguir creciendo y avanzando, y fundamentalmente darnos una alegría a nosotros y a la gente que es ganar. Quiero que estos chicos le den una alegría a la gente para materializar lo que estamos haciendo”, deseó con efusividad y comentó: “No pienso en si tengo razón o no, sí es algo lindo que a base de trabajo y dedicación y de muchas otras cosas genuinas que pueda hacer un entrenador, se puedan ver resultados”.

Por último, al ser consultado acerca de los once que saldrían a la cancha el próximo lunes desde las 21:15 contra San Lorenzo en el Amalfitani, Heinze respondió como lo hace habitualmente: “Quedan dos entrenamientos más para la confirmación del equipo”, cerró.