Marcelo Gallardo habló en conferencia de prensa este jueves por primera vez luego de la final perdida ante Flamengo. El entrenador no dio indicios sobre su continuidad después de diciembre y demostró su disconformidad con la venta de Exequiel Palacios en plena competencia.

“Primero, no vine hacer ningún anuncio si ésa era la expectativa. Es una de las habituales conferencias previas a los partidos, no cambia nada. Estamos a dos días de arrancar de nuevo la competencia de la Superliga, no tengo nada para anunciar. Tal vez sí agradecer a la gente que nos acompaño que estuvo con nosotros en Lima, que confió en nosotros. A la gente que no pudo ir, a la gente que nos recibió, eso no sucede habitualmente en nuestro fútbol. El pensamiento suele ser el mismo: si ganás, bien; si perdés, sos un villano. Pero la gente no sólo acompaño, sintió el dolor de la derrota y, sin embargo, nos recibió muy bien. Tengo un profundo sentido de agradecimiento. Quería dejar eso bien en claro”, expresó Gallardo en el comienzo de la conferencia.

Al ser interrogado sobre su continuidad, dijo”¿Quién dice que no tengo fuerza para seguir? Si hay algo que tengo es fuerza, yo no vine a anticipar nada. Ustedes son los ansiosos que quieren que anuncie algo. Yo tengo tres partidos, cuando terminen los tres voy a pensar, no hay apuro. No quiero generar especulaciones, son ustedes los que me vienen a preguntar. Sólo quiero, como dije, el apoyo de la gente. Lo de mi continuidad lo hablaré en el momento que lo tenga que hablar”, remarcó.

Además contó como se vivieron los días posteriores a la derrota de la final de la Copa Libertadores ante Flamengo en Lima: “Hay que asimilar la derrota y empezar a sanar, es valido que vayamos sintiendo la derrota, sabiendo el reconocimiento de la gente. Eso es consecuencia de lo que hemos hecho a lo largo de estos años. La posibilidad de ganar o perder está siempre. Hemos ganado mucho y cuando nos toca perder no cambiamos nada, hay orgullo y respeto. El dolor va a ir mermando, va a ser más fácil de sanar. Pero las formas fueron buenas, y cuando las formas son buenas no queda la sensación de que no hicimos el partido que queríamos hacer. Hicimos el partido que queríamos hacer pero nos faltó un poquito, esos diez minutos finales que nos dejaron las manos vacías. Queda el orgullo, como dije. Pasaron los días y mayor orgullo siento. No sólo lo que sentí yo sino lo que refleja el hincha”.

Por último se refirió a la venta de Palacios al Bayer Leverkusen: “No sé lo que va a pasar, no terminamos el año y ya tenemos a un jugador prácticamente vendido. No sé cuál es el apuro, ya tengo un jugador pensando que se va a ir. Podían haber esperado un poco más. Podíamos, pero esas cosas no las manejo. Tengo un jugador que va a estar en la nomina, porque es jugador de mucho valor, pero con la cabeza de que se va a ir”, expresó el DT.