En la reciente conferencia de prensa, Marcelo Gallardo fue el encargado de romper el hielo sobre el adiós de Juan Fernando Quintero, que abandonó los entrenamientos aún sin haber abrochado su desembarco en China: “Yo le dije cuál era mi pensamiento, escuché su opinión y a partir de ahí lo dejé que lo resuelva con los dirigentes. Él pidió un permiso deportivo, lo tuvo y decidió irse al extranjero y seguir esperando que se cierre su pase lejos de nuestro club. Le deseo lo mejor. El recuerdo de lo que nos ha dado va a ser eterno”.

La situación no se manejó como la institución acostumbra y el tedioso escenario sembró incertidumbre desde un principio, lejos de conocer cuál es la traba que evita la venta y los números que se manejan. Pero Jorge Brito, un día después de las palabras del “Muñeco”, decidió alzar la voz para ofrecer claridad. ”Estamos próximos al otorgamiento de la visa de Quintero para que pueda ir a China a hacerse la revisión médica que exigen se haga en su país como lo hacen habitualmente. Hay que adaptarse a las necesidades del comprado. Está esperando en Miami que llegue la visa, que está tardando más de lo esperado pero los términos están muy bien. Esperamos eso para proceder a la transferencia”, explicó.

Consultado por la presencia del colombiano en territorio norteamericano, el vicepresidente de River detalló el anhelo del 10. “El jugador es extranjero y pretendía tener unas vacaciones antes del inicio de su nueva era… Eso es lo que podemos decir acá. El resto deben hablarlo con el jugador”, completó en TNT Sports.

La concreción del traspaso es el gran deseo de todas las partes, dado que los 10.000.000 de dólares netos que ingresarán irán destinados rápidamente a tachar deudas contraídas, una de ellas en el fichaje del propio volante desde Porto por un monto de 1.3 millones de euros. Luego, también hay atrasos en los sueldos del plantel.