Fue una paliza desde lo físico, táctico y futbolístico. Racing maniató desde el primer minuto a Lanús y le ganó 3-0 por la fecha 15 del torneo de Primera División.

Desde el minuto cero, la Academia se hizo cargo del partido. La apuesta de Almirón de guardar más de medio equipo pensando en el duelo ante Chapecoense le salió mal al técnico. Porque todo lo que planificó se fue al tacho a los dos minutos cuando Bou, gran figura, mandó un centro desde la izquierda y Lautaro Martínez cabeceó ante la humanidad de Andrada para establecer el 1-0. Con la ventaja, Racing nunca dejó de ir. Tuvo ferocidad, entrega y capacidad para no dejar jugar a su rival, que más allá de los nombres mostró un nivel muy pobre. Por eso no sorprendió cuando a los 24′ García Guerreño sujetó a Bou dentro del área, Rapallini marcó penal y el 7 bravo puso el 2-0. Ventaja justificada con el cual se fueron al descanso.

En el complemento nada cambió. Lanús siguió con una pasividad alarmante ante un Racing que continuó yendo de manera persistente para darle la mano de nocaut. Y llegó a los 8 minutos. Otra vez Bou desbordó con mucha facilidad y metió al corazón del área que capturó con una magnifica volea Marcos Acuña para anotar el tercero.

A partir de allí el partido se niveló. Uno aflojó con tanto ímpetu y cerró la persiana y el otro se fijó el objetivo de no recibir más goles. Díaz lo tuvo, Bou también. Del otro lado, un tibio intento de Toledo más un cabezazo de Aguirre. Todo estaba juzgado.

Racing mostró su mejor versión, que coincidió con la del peor Lanús, superado como pocas veces en la era Almirón. El equipo de Cocca se llevó una victoria concreta y contundente, como para dejar en claro que todavía sigue con vida.