Mientras se especula con la salida de Eduardo Coudet, Racing comenzó a encontrar su mejor versión y hoy sumó tres puntos más para llegar a los diez partidos sin derrotas. En el Cilindro el local venció 1-0 al Globo con un gol marcado por Nicolás Reniero a los 31′ del complemento.

El trámite del juego tuvo a la Academia como protagonista aunque sin gozar de profundidad en el campo rival. Enfrente Huracán hizo méritos para ser prolijo e incluso pudo abrir el score en el complemento tras una primera parte sin peligro en los arcos.

Primero un cabezazo de Fernando Coniglio estuvo a punto de enmudecer al Cilindro pero el tanto fue impedido por Rapallini, quien observó un empujón de Lucas Barrios en la jugada previa. Minutos después Juan Vieyra, ingresado por el delantero, quedó mano a mano con Gabriel Arias pero el 1 tapó sin problemas ante una floja definición.

En ese momento donde Racing estaba perdido en la confusión llegó el desahogo gracias a Nicolás Reniero. Un cabezazo en primera instancia de Darío Cvitanich provocó un rebote de Anthony Silva que el exjugador de San Lorenzo capitalizó.

Sobre el cierre la visita se quedó con dos menos en la misma jugada, cuando Carlos Araujo pisó a Cvitanich y acto seguido Lucas Merolla empujó a Reniero. Ambas acciones fueron castigadas por Rapallini con roja directa.

Así pasaron los minutos finales en Avellaneda, y pese al intento desesperado del Globo (que sumó su segunda derrota al hilo), el triunfo fue para Racing y le permitió al campeón meterse otra vez en la discusión para quedar a un paso de Argentinos y Lanús y a la espera de lo que ofrezcan Vélez-Boca.