Luego de varios años dirigiendo en diferentes equipos de Medio Oriente, Ramón Díaz estuvo presente en la final de la Copa Sudamericana y reconoció que le gustaría volver a dirigir en el fútbol sudamericano. En una entrevista con el diario Clarín, confesó: “Soy un tipo muy respetado acá. Hasta los hinchas de Boca me quieren, más allá de la rivalidad. ¿No tenés amigos de Boca? ¿Qué vas a hacer? ¿Los vas a matar? Je. Hay una buena relación con todos”, comenzó.

“Lo que la gente transmite acá no se siente en ninguna otra parte del mundo. Es increíble. La semana pasada estuvimos viendo a Colón​. Y lo que pasó en Paraguay es algo nunca visto. Hubo 45 mil personas que invadieron el país. Es una lástima que no hayan podido ser campeones. Cinco minutos antes del primer gol de Independiente del Valle, el partido estaba para suspenderse”, explicó el ex entrenador de River.

Respecto a sus equipos, señaló: “Sigo siendo un técnico ofensivo. Y considero, además, que es muy importante la disciplina táctica. Hay que jugar con mucha agresividad, con intensidad. Ya no se espera tanto. A mí no me gusta esperar. Para eso necesitás prepararte, eh”, indicó.

Luego, fue consultado por la posibilidad de ser el reemplazante de Eduardo Coudet en Racing: “Eso no lo puedo decir yo. El que está trabajando es (Hernán) Berman, nuestro manager. Y él no transmite algo si no va a ocurrir. Ya nos conocemos hace muchos años. Lo que le comentamos es que queremos agarrar un proyecto serio y un equipo para pelear arriba”, resató el Pelado Díaz.

“Marcelo es un hombre de la casa, sabe lo que es el club, cómo hay que manejarse, tenía un súper equipo. Cuando decidimos irnos fue porque consideramos que habíamos dado todo lo que podíamos dar. No era la primera vez que me iba de River, sino la cuarta. Y por suerte, Gallardo me superó ampliamente”, subrayó sobre el presente del Muñeco en River.

Por último, habló acerca de ser entrenador de San Lorenzo o Boca: “Tengo buena relación con Tinelli, pero necesito un proyecto serio. Y a Boca no puedo dirigir”, cerró.