El pasado 15 de noviembre de 2014, Raúl Gámez asumió como presidente de Vélez. Tras más de cuatro años, el dirigente contó lo que vivió durante su último mandato: “Estuve muy triste. Me encontré en situaciones donde me deprimía y me quedaba sentado en el segundo piso porque no podía resolver el tema económico”, expresó.

Además, confesó: “Una de las soluciones más grandes fue la venta de Toledo. Sin esa venta por ahí me tiraba un tiro. Pero no es que lo digo y no lo hacía. Por ahí lo hacía”, reveló el ex dirigente en diálogo con el sitio partidario Pasión Fortinera.

Su mandato terminó en noviembre de 2017, pero a mediados de 2016, el Fortín vendió a Hernán Toledo. El jugador, con menos de 20 partidos en Primera, fue traspasado a la Fiorentina en una cifra cercana a los 7.500.000 de dólares.