Pablo Guede, quien había llegado como una apuesta del presidente Matías Lammens, mantuvo por la mañana del miércoles una comunicación telefónica con el mánager Bernardo Romeo en la que decidió renunciar tras 24 partidos dirigidos, en los cuales consiguió 11 triunfos, 8 empates y 5 derrotas.

Lo cierto es que no hay un motivo concreto del porqué de su alejamiento pero las versiones indican que la renovación de Juan Ignacio Mercier, un jugador que nunca fue de su agrado, más una irresistible oferta del fútbol árabe, habrían suscitado que el director técnico tomara la decisión de decir adiós.

En el semestre que estuvo ganó la Supercopa Argentina, con una goleada a Boca, y fue subcampeón del torneo tras caer 4-0 ante Lanús en la final, además de la temprana eliminación en la primera fase de la Copa Libertadores.

Los primeros nombres que se manejan para reemplazarlo son los de Ruben Cousillas, histórico ayudante de Manuel Pellegrini, y Diego Cocca.