Durante 2018, Carlos Benavidez firmaba contrato con Independiente. A través de una importante suma en dólares, la institución se hacía del 60% del pase, y proclamaba una novedosa incorporación en el mediocampista dirigido en aquel entonces, por Ariel Holan.

Transcurrida la presencia del uruguayo en el club, en Uruguay advirtieron al “Rojo” por infringir en el lapso del abono de las fases de pago del fichaje del futbolista. El dictamen de FIFA fue contundente, y la dirigencia de Hugo Moyano, decidió ir directamente a apelar al Tribunal de Arbitral Deportivo.

La recurrencia de Independiente a Suiza en abril, no produjo efecto alguno según el fallo que se promulgó este viernes 18 de septiembre. Desde la interna de la directiva, predecían tal aviso desde la federación madre del fútbol mundial, ya que previo a octubre se debía resolver la disputa contractual.

Si bien el futbolista tiene convenio por dos temporadas aún, sus intenciones es rescindir el convenio o acordar una prestación al exterior. De hecho, se diluyeron algunas negociaciones, y como si fuera poco, Independiente tendrá que transferir dentro de los siguientes 30 días un total de 189.000 dólares y un 5% de intereses anual actualizados. Por el contrario, el equipo no podrá contratar ni ceder jugadores en el presente proceso de transferencias.