Sin equivalencias resultó el partido que cerró el sábado de fútbol de la Superliga. Un tiempo solo le bastó a River para confirmar el triunfo con otra sólida actuación que recordó aquella ante Racing. El show de goles en favor del equipo de Núñez se explica desde la gestión de calidad de sus ataques y un abrumador control de la pelota.

Con el pitazo inicial el libreto de la visita se empezó a imponer a la táctica de Huracán, que pese a los cambios que realizó Juan Pablo Vojvoda no encontró el rumbo luego de intentar en vano disputar el encuentro. Con el plus de jugar a un toque y en velocidad, River desnudó las falencias del Globo.

Después de los 15′ el equipo de Marcelo Gallardo empezó a hacer pie, ganando en confianza y delineando el lápiz para encontrar justeza de cara al arco rival. Así fue una gran jugada de Ignacio Fernández abrió la defensa y Milton Caso, por el otro lado, se encargó de sentenciar pisando el área para abrir el score.

Huracán nunca pudo meterse en partido desde allí mientras la cancha se volcaba decididamente en favor de la visita, que incluso sumaba precisión en el contraataque. En una rápida salida un remate de Ignacio Fernández encontró las manos de Mariano Bareiro, y el propio Nacho castigó desde el punto penal.

La lluvia de goles no se detuvo en el Ducó, y antes de que Lamolina -de flojo arbitraje- le baje la persiana al primer tiempo, apareció Exequiel Palacios para colgar la pelota del ángulo de Anthony Silva, luego de una jugada que pareció un flipper.

Ya el complemento estuvo de más. El once de Gallardo siguió en control total mientras la imagen del Globo era la de un equipo entregado, que ni siquiera podía hacer sombra en ningún sector de la cancha. A los cinco Nicolás De La Cruz se llevó el premio merecido del gol pero golpeándose duro contra un poste.

A fin de cuentas la diferencia pudo ser mayor pero Rafael Santos Borré, Matías Suárez e Ignacio Scocco no estuvieron finos en la definición. Ya era suficiente castigo para el Globo y River había dejado en claro todo su potencial.