San Lorenzo logró una victoria tras 15 partidos. La racha negativa la rompió tras vencer 1-0 a Junior por Copa Libertadores, con gol de Román Martínez. “Uno de los goles más importantes. Es el primer por copa internacional. Me tocó jugar Libertadores y Sudamericana, pero no pude convertir. Ojalá sea para un triunfo tan valioso porque necesitábamos tanto”, destacó el ex Lanús.

Además, afirmó: “Contento con el presente y el triunfo, algo que necesitábamos. Nos sacaron el respirador. Era lo que necesitábamos y lo que buscábamos. Teníamos que cambiar el estado de ánimo y las especulaciones. Es un punto de partido”, expresó Román Martínez.

Julio Buffarini estuvo en el centro de la polémica en el encuentro entre Boca y San Lorenzo. El defensor metió un centro de rabona y los jugadores del Ciclón no lo tomaron de la mejor forma. Luego, en el encuentro ante Deportes Tolima, el jugador del Xeneize volvió a enviar un centro de la misma forma. Martínez se refirió a la acción: “¿Qué me pasó? Me sonreí porque dije ah, bueno, la suele tirar. Quizás no lo tengo tan visto a Julio tirando rabonas. Ahora la hizo en dos partidos seguidos, capaz le tengo que prestar más atención porque la tira siempre. En la cancha de Boca no vi la rabona, solamente el tumulto en el córner”, sentenció.

Pero, no se quedó atrás y agregó: “En otro contexto, a Tigre la enganchó y la metió al otro palo. Son jugadas que te salen”. Luego, el volante fue consultado si haría lo que hizo Buffarini: “En mi carrera he tirado sombreros y caños pero siempre productivamente, no para que lo tome a mal el rival. A la rabona, creo que si la hago, caigo de trompa. Quedaría mal porque no la sé hacer”, aclaró.

“Hay muchas cosas que venimos trabajando. La idea está y nos está faltando de tres cuartos para adelante las terminaciones. Lo que buscamos con tener la pelota, tenemos que terminar con un gol o jugada peligrosa. Hay partidos que se nos fueron en el último tramo de los últimos minutos. Eso es para corregir”, analizó con respeto al presente de San Lorenzo.

Por último, el ex Lanús habló sobre el apriete de la barra del Ciclón luego del partido ante Boca: “Me enteré después que pasó todo. Vinieron a hablar bien y respetuosamente. Esto pasa porque no ganas, sino no vienen”, finalizó.