A pesar de que la semana pasada Raúl Gámez había descartado su contratación por las diferencias económicas, finalmente hubo acuerdo y el ex Rosario Central comenzará su segundo proceso al frente del club de Liniers.

Miguel Ángel Russo será el nuevo director técnico de Vélez. Así lo confirmó esta mañana el presidente del club, Raúl Gámez, quien en declaraciones radiales se refirió al acuerdo de palabra que estableció con el entrenador, por lo que solo resta la firma del contrato de dos años que unirá al hombre nacido en Valentín Alsina con el club de Liniers por segunda vez en su carrera.

Su apellido siempre fue apuntado por el actual presidente del Fortín, quien ya en la campaña previa a las elecciones del 15 de noviembre lo tenía como principal candidato para comandar al plantel a partir del próximo año. Luego de asumir y ponerle punto final al ciclo de José Flores como conductor, Gámez fue en busca del ex Rosario Central y, luego de los idas y vueltas económicos lógicos de este tipo de negociaciones -más aún si se tiene en cuenta la fragilidad económica que atraviesa Vélez-, logró su cometido.

Lo cierto es que la semana pasada, el recientemente electo presidente del Fortín había manifestado en una entrevista las diferencias económicas que existían con Russo y había descartado su contratación. Los nombres de Julio César Falcioni y de Carlos Ischia, dos viejos conocidos de la institución, habían tomado mayor preponderancia y se creía que el sucesor no salía de esos dos apellidos. Sin embargo, Gámez y su candidato volvieron a reunirse esta semana y finalmente ambas partes llegaron a un acuerdo. “Él priorizaba lo deportivo porque nosotros tenemos algunas debilidades en la conformación del plantel. Debatimos eso. En la parte económica, se puso voluntad por la situación que atraviesa Vélez”, explicó Pistola.

De esta manera, el DT, quien será presentado oficialmente en los próximos días, comenzará su segunda etapa al frente del primer equipo del Fortín. En su anterior paso por el club, entre el 2005 y el 2006 -también había llegado de la mano de Gámez-, se consagró campeón del Clausura 2005 con un equipo plagado de juveniles y, un año después, le puso punto final a su contrato para mudarse a Boca, por lo que su relación con el público fortinero no terminó de la mejor manera.

Foto: Clarín