Debido al contexto económico del país y al esfuerzo realizado para mantener un equipo competitivo que le permitió llegar a una nueva final de Copa Libertadores, a River le ha costado en el último tiempo mantener bien las finanzas. En las últimas horas surgió un nuevo conflicto con San Pablo: el club brasilero reclamará ante FIFA por una deuda en el pase de Lucas Pratto.

Tal como lo hizo a fines de septiembre, San Pablo vuelve a apelar a la máxima autoridad del fútbol mundial para dejar constancia de las irregularidades en los pagos por parte del Millonario. En este caso la suma que reclaman los paulistas asciende a cuatro millones de euros y corresponden a la cuota vencida de septiembre y a la que vencerá a fines de diciembre.

River tiene tiempo para responder y proponer un plan de pago para evitar una multa. La misma contempla que ante recurrentes atrasos en los pagos, el club deudor podría abonar una sanción de entre el 15% y 20% del monto acordado en la transferencia.