José Sanfilippo fue uno de los grandes jugadores que dio el fútbol argentino. Su debut fue en San Lorenzo en 1953, marcó 205 goles y es -hasta hoy- el máximo goleador del club de Boedo. El Nene, apodado así por los gritos de su padre en las divisiones inferiores del Ciclón, marcó el 12 de octubre de 1962 el gol más rápido de la historia. Fue en el Viejo Gasómetro, en donde un irregular San Lorenzo enfrentó a Boca, que venía puntero del campeonato.

Antes de salir al campo de juego, los equipos se encontraron en el túnel que unía el vestuario con la cancha, donde José Sanfilippo le pidió a sus compañeros que salgan al terreno luego de que lo hiciera Boca. El Nene entendía que el puntero de ese campeonato utilizaba como cábala salir a la cancha después del rival. “Ellos no querían salir, querían que nosotros saliéramos primeros y en realidad no nos correspondía”, cuenta Sanfilippo a Gol de Vestuario y agrega: “Nos dijimos un par de cosas con (Antonio) Roma, pero todas mentiras porque éramos amigos de la selección”. Los Xeneizes siguieron esperando para salir y José le retrucó a Roma: “Tano mira que soy medio vidente y soñé que te hago dos goles, uno de entrada y de taco”. Y Sanfilippo recuerda entre risas la respuesta de su rival: “Pero enano de mierda tené cuidado que te paso por arriba y te reviento”.

Con los equipos en la cancha, el árbitro Roberto Goycochea esperó a que San Lorenzo sacara del medio, pero Sanfilippo estaba planeando algo. “Goycochea me apuraba para sacar y yo le decía que esperara que estaba inventando un gol. (Norberto) Menéndez y (Paulo) Valentim se reían. Ellos iban primeros y tenían un equipo de la gran siete y yo diciéndoles que les iba hacer un gol de taquito”, dice.

El árbitro, una vez más, apuró al delantero de San Lorenzo a jugar la pelota. Sanfilippo se acercó a Coco Rossi y al Pibe Capdevila, quien esa tarde debutaba en Primera, y les dijo: “Mirá nene, Coco te va a tocar la pelota y vos la tenés que tirar a la medialuna. Si lo hacés bien yo hago el gol”. Con el saque, Capdevila tiró el pelotazo al lugar indicado y el Nene fue al encuentro de la pelota. “Me di cuenta que me iba a quedar atrás y me acordé de lo que me dijo el Tano en el túnel. Entonces le pegué de taco, porque si la pelota me alcanzaba, Roma me aplastaba”, rememora el inventor del gol. Cinco segundos habían transcurrido del inicio del partido y San Lorenzo ya le ganaba al puntero del campeonato. En el festejo, José agarró la pelota y se la acercó a Menéndez y Valentim. “Sabés lo que pasa, yo soy como Perón, cumplo”, les dijo a los delanteros xeneizes. El partido terminó 2-2 con otro gol de Sanfilippo, quien cumplía con su visión.

José Sanfilippo junto a la cerámica que rememora su gol.

Lamentablemente no se tienen registros fílmicos de aquel golazo. Solo existe una fotografía que circula en Internet y que se puede ver en una cerámica en Butteler 59.

Por Emiliano Viera

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here