Ayer por la noche el equipo del Viaducto se llevaba tres puntos vitales para quedar a un paso de zona de Copa Libertadores. Sin embargo, Independiente empató con el tiempo cumplido y ello desató la furia de la visita.

Tras el partido el entrenador de Arsenal, Sergio Rondina, se quejó por el tiro libre sancionado por el árbitro Nazareno Arasa, desde donde Leandro Fernández clavó la igualdad definitiva.

“Es una vergüenza el tiro libre que cobró el árbitro en la última jugada del partido. No hubo falta sobre Barboza de ninguna manera. Le regaló el último tiro libre al local, porque parece que no podía perder Independiente”, disparó Rondina contra el juez.

“Y cuando le fui a reclamar por eso, no supo que contestarme. Claro, que me iba a decir, si tenía razón”, puntualizó el Huevo, quien igualmente separó del cruce a sus jugadores.

Además, el Arse culminó la noche con dos bajas: por un lado se confirmó el desgarrado Juan Cruz Kaprof, y asimismo el autor del gol ayer, Gastón Álvarez Suárez, sufrió un fuerte traumatismo en la cara tras un rodillazo involuntario de Fabricio Bustos.