En agosto de 2019, Franco Soldano arribó a Boca a préstamo por 18 meses desde Olympiacos. En diálogo con el podcast Hola, qué tal, ¿cómo va?, de Nicolás Laprovittola, el delantero habló sobre su arribo al Xeneize y contó la charla que mantuvo con su padre.

“No me importaba la plata, yo quería venir a Boca. A mi viejo le dije: ‘No sé si estoy preparado ahora, pero tampoco sé si lo voy a estar alguna vez’. Estaba desesperado, tuve la ropa en la valija un mes”, detalló. Además, agregó: “Hacer un gol en la cancha de Boca (frente a Atlético Tucumán)​ fue mi sueño desde que tengo uso de razón. Jamás lo soñé como fue”, resaltó.

En otro orden, contó una anécdota tras su llegada al club: “Apenas llegué fui al supermercado a hacer las compras y me saludó el verdulero: ‘Ah, vos sos Soldano, el que vino para Boca. Éxitos’. Esa misma semana debuté, a la otra fecha hago un gol y volví a ese súper: ya no me saludó nada más que el verdulero, fueron 50 personas las que estaban atrás mío. Ahí pensé: ‘lo que genera esto en 15 días, no me imagino lo que puede llegar a pasar de acá en el tiempo'”, reveló el delantero.

“Hay que estar fuerte de la cabeza y es muy difícil poder aislarse porque el 80 por ciento de los programas deportivos hablan de Boca y River​. Cuando te va bien es tanta la gente que está atrás y te da su gratitud que es inexplicable”, aclaró Soldano. Y por último, se refirió a Daniele De Rossi, con quien compartió seis meses en el Xeneize: “Es un fenómeno, es 1 de 300 campeones del mundo. El tipo venía de Italia, se sentaba a tomar mates y hablaba con nosotros. Transmitía cosas increíbles”, cerró.