Luego de la derrota contra Lanús, varios integrantes del plantel sabalero presentaron un cuadro febril acompañado de dolores musculares, dolor de cabeza, náuseas y fatiga. Los jugadores más comprometidos fueron Leonardo Heredia, Guillermo Ortíz, Fernando Zuqui, Leonardo Burián, Mateo Hernández, Matías Fritzler, Gustavo Toledo, Emanuel Olivera, además de un utilero del equipo.

Teniendo en cuenta los síntomas, rápidamente se barajó la posibilidad de que hubieran contraído el virus del dengue. Sin embargo, luego de varios exámenes médicos, la hipótesis quedó descartada. Los futbolistas habrían desarrollado una infección viral, aún sin un origen establecido, pero muy probablemente relacionado con algún producto alimenticio en mal estado.

Preocupados por la situación, desde el club santafesino se pusieron en contacto con el Ministerio de Salud de la provincia para definir los pasos a seguir. Los afectados se acercaron al Hospital Cullen para hacerse las extracciones de sangre pertinentes y así poder analizarlos. El resultado fue negativo.

Además, hubo tareas de fumigación en el estadio Brigadier General Estanislao López y otras dependencias de la institución como el natatorio. El entrenamiento de esta tarde fue suspendido, aunque en principio no habrá inconvenientes para disputar el próximo partido de la Superliga Argentina. Colón recibirá a San Lorenzo el próximo sábado desde las 21.30.