Cristian Mayo, volante juvenil de solo 19 años, se verá forzado a dejar la actividad por un inconveniente cardíaco.

El jugador camerunés había llegado al “Xeneize” hace 2 años y se desempeñaba como volante central del equipo de Reserva. Sus buenas actuaciones lo habían llevado a ser mirado por Guillermo Barros Schelotto.

Los estudios médicos arrojaron una condición cardíaca que es incompatible con la práctica profesional del deporte, por lo que Mayo debió poner punto final a su carrera.

El joven llegó a la Argentina sin manejar bien el español y se quedó en la pensión que se encuentra a metros de la Bombonera. Su familia se quedó en Camerún, por lo que el ahora ex futbolista tomó la decisión de regresar a su país.