La necesidad de ganar era vital en Parque Patricios, escenario del duelo entre el Globo y la Lepra. Tras 90 minutos, la mayor búsqueda ofensiva y entrega del local le permitió a los de Gustavo Alfaro superar bien al conjunto de Juan Manuel Llop.

El cabezazo goleador de Ignacio Pussetto significó más que un triunfo; revalidó las ilusiones de un Huracán que terminó golpeadísimo el primer semestre y que ahora sumó su segundo éxito en fila -el anterior ante Colón por Copa Argentina- y se ilusiona con engrosar su flojo promedio.

Si bien el dueño de casa intentó proponer cuando pudo, el pésimo estado del campo de juego (debido a los recitales de La Renga) no ayudó para nada. Además en ese panorama se salvó de comenzar en desventaja desde el vestuario, cuando Luis Leal estuvo a punto de capitalizar una salida apresurada de Marcos Díaz.

Sin embargo, sobre los 30 minutos hubo un quiebre en el cotejo: Mauro Bogado se retiró lesionado y en su lugar ingresó Patricio Toranzo. Desde los pies del Pato se abrió un claro en la gestación y, poco a poco, eso se notó en el desarrollo del juego.

La búsqueda aérea de Ramón Ábila dejó de ser la única manera de lastimar para el local, y desde la mayor apertura del campo, Huracán encontró profundidad: a los 45 minutos, luego de un córner despejado, se impuso un nuevo desborde de Alejandro Romero Gamarra culminado con un centro delicioso para el cabezazo de pique al piso del siete: Pocrnjic nada pudo hacer y todo quedó 1-0 rumbo al entretiempo.

La gestación de fútbol en Newell’s se apagó con la salida de Brian Sarmiento, quien se retiró sentido apenas iniciado el complemento. No obstante, desde media distancia la Lepra lo pudo empatar pero el travesaño se lo negó a Joaquín Torres. Luego, merced al desequilibrio del volante, el balón derivó a un Nery Leyes que estuvo a centímetros de nivelar la chapa.

Mientras tanto el Globo buscaba aire con buenas triangulaciones. Una de ellas por poco termina en gol de Wanchope, quien no llegó a conectar bien un envío desde la izquierda. Sobre los 22, bajo la misma fórmula, el Kaku sirvió al delantero pero Pocrnjic negó otra conquista a puro reflejo.

En la parte final, el local se vio arrinconado por un Newell’s poco resolutivo en la zona caliente de la cancha, y que así sumó su tercer partido al hilo sin conocer la victoria (empató con Unión en la fecha 1 y cayó ante Godoy Cruz por Copa Argentina).

Con el pitazo de Vigliano llegaron a Parque Patricios los primeros tres puntos del certamen, algo que no es poca cosa en este reñido fútbol argentino. Bien por un Huracán que quiso y pudo más que la Lepra.