[VIDEO] El Fortín derrotó a Crucero del Norte por 2 a 1 en Liniers con goles de Cabral y Asad. La mano de Russo fue clave para conseguir la victoria en un partido controlado, aunque Martínez descontó sobre el final con un golazo.

Una inyección de confianza. Así se podría categorizar al momento que atraviesa Vélez luego de los dos triunfos consecutivos que cosechó en el arranque del torneo de 30 equipos. Y es que el equipo de Russo necesitaba ganar para volver a creer y dejar definitivamente atrás el duro golpe que significó la ya lejana derrota con Boca en el desempate. Es así que en la noche de sábado en Liniers el Fortín volvió a hacerse fuerte en casa (repitió localía luego de la victoria ante Aldosivi en la fecha pasada) y, con goles de Ariel Cabral y Yamil Asad, derrotó 2-1 a un muy flojo Crucero del Norte, que descontó a pocos minutos del final a través de Alejandro Nicolás Martínez.

El partido dejó en claro desde el inicio las intenciones de cada uno de los equipos, que fueron las que se acentuaron con el correr del cronómetro y perduraron hasta el pitazo final. Los dirigidos por Russo controlaron el balón los noventa minutos y manejaron los hilos del juego, ante un rival que cedió terreno para replegarse en la mitad de cancha e intentar lastimar de contra. A pesar de tener la libertad de elegir como iniciar cada uno de sus ataques, Vélez no encontraba las vías para progresar con facilidad en los últimos metros y empezó a abusar de los pelotazos al área, sin generarle mayores inconvenientes a Germán Caffa. Con más ganas que ideas, Crucero respondió con algunos pelotazos cruzados a las espaldas de los laterales, pero ni Gabriel Ávalos ni Diego Torres pudieron agregarle la profundidad necesaria para convertirlos en situaciones de peligro.

El inicio del complemento prometía repetir lo hecho en la primera parte, pero a pocos minutos del comienzo Leonardo Rolón llegó hasta la línea de fondo, envió un centro pasado y Ariel Cabral, quien en el gesto pareció intentar bajarle la pelota a Pavone, metió un cabezazo que superó por arriba a Caffa y puso al local en ventaja. Así, Crucero tuvo que separar sus líneas para ir en busca del empate y el Fortín empezó a tener más espacios y así creó numerosas situaciones de peligro, aunque ni Caraglio ni Pavone estuvieron finos en la definición y Vélez no podía liquidar el partido. Hasta que finalmente llegaron las respuestas desde el banco de suplentes. Yamil Asad, quien había entrado en lugar de Leonardo Rolón, rompió la defensa a pura velocidad y definió con sutileza ante la salida del arquero, poniendo el 2-0 y marcando su primer gol en Primera División.

Sin embargo, a pocos minutos del final, cuando Vélez controlaba el partido con total comodidad e incluso estaba cerca de ampliar la ventaja, llegó una perfecta ejecución de tiro libre del paraguayo Martínez, quien descontó para Crucero del Norte e impulsó a su equipo a buscar el empate sobre la hora. Pero en una buena tarea conjunta, Sebastián Sosa y la línea de defensores del Fortín se encargaron de neutralizar cada uno de los desesperados intentos de rival y así el resultado perduró hasta el pitazo final.

De esta manera, Vélez volvió a hacerse fuerte en el José Amalfitani y sumó tres puntos que lo mantienen con puntaje ideal, junto a Estudiantes y Rosario Central. El equipo de Russo, a pesar del sufrimiento del final, fue superior y no perdonó a un rival que todavía no demostró estar a la altura de la máxima categoría del fútbol argentino.

Los goles:

Federico Presmanes – @fedepresmanes

Foto: Clarín