Se mantiene la novela entre Vélez y Mallorca por la transferencia de Braian Cufré, quien puede seguir su carrera en España siempre y cuando el pretendiente esté dispuesto a abonar la nueva cifra que elevó el Fortín.

Ahora la dirigencia velezana puso sobre la mesa una contraoferta con un número que haría posible la operación por el defensor, cuya cláusula de rescisión es de 2,5 millones de euros.

Para liberar el pase desde el Fortín apuntan a conseguir 1,2 millones de euros por el 70 por ciento de la ficha. Así la puja puede definirse de una vez por todas, luego del primer ofrecimiento de 800 mil euros por el 60 por ciento.