River, que cayó ante Vélez por 1-0 en el Amalfitani con tanto de Robertone, encadenó su sexta derrota consecutiva de visitante y los jugadores no le responden al Muñeco. Heinze se fue victorioso de Liniers gracias al juego de sus pibes.

Por la fecha 17 de la Superliga se encontraban dos equipos necesitados de puntos: el River de Gallardo, que mechó jugadores pensando en el debut copero ante Flamengo. Por otro lado el Vélez de Heinze, apremiado por la cercanía con los descensos.

En la previa, fueron reconocidos tanto Mauro Zárate como Lucas Pratto, quien fue ovacionado por la hinchada velezana.

La defensa de River mostró ciertas dificultades al comienzo del partido. De esta forma, fueron los locales quienes se hicieron dueños de las escasas situaciones de gol. A los 35, Nicolás Domínguez le brindó un gran centro a la cabeza a Lucas Robertone que exigió a Franco Armani que tuvo una brillante tapada.

Una de las polémicas que dejó la primera parte fue el penal por imprudencia que Martínez Quarta le hizo a Bouzat, el árbitro Vigliano decidió no cobrarlo.

El final del primer tiempo fue muy parecido al de los últimos encuentros de River. Con todo el mundo preguntándose qué cambios haría Gallardo para arreglar el desastre que era su equipo. Impreciso, con ningún tipo de asociación de juego, ni con referente claro. El Millonario estaba en problemas y pedía a gritos la inclusión del capitán Leo Ponzio.

Ya con Ponzio por Zuculini en el complemento, los de Gallardo estaban obligados a ordenarse tanto en defensa como en ataque para no sufrir los ataques de Vélez. Otro de los ingresos que llegaron desde el banco visitante fue el de Rodrigo Mora por Ignacio Scocco.

A los 20 del segundo tiempo fue el propio uruguayo quien se hizo cargo de un tiro libre demasiado hablado, su remate pegó en el travesaño y picó en la línea. Mientras Gallardo y Biscay se lamentaban por la ocasión perdida, Enzo Pérez se iba expulsado por reiteración de faltas.

El partido terminó de arrancar con una jugada conducida por De la Fuente que Mauro Zárate definió muy cerca del ángulo.

A los 24 del complemento, Vélez demostró más garra que su rival. Bouzat durmió a Ponzio en la salida y luego una gran jugada de Vargas por izquierda, apilando hombres en el camino, descargó para el medio y Robertone anotó, con un tiro a colocar, su primer gol en Primera.

River fue a buscar el empate con un hombre de menos a puro centro, pero pudo hacer muy poco daño. La más clara quizás fue el rebote del tiro de Ponzio que pudo desviar Pinola. Pero más allá de ese intento y el empuje de Mora, El Millonario no llegó al empate y fue peor que su rival.

Gallardo debe resetear a su equipo ya que encadena seis derrotas al hilo, se acostumbró a perder y además se le animan todos los equipos.

Lo mejor de Vélez fue el sacrificio y el compromiso de los chicos como Vargas, Cufré, Robertone, Cáseres y De la Fuente. A pesar de que Vigliano no le dio dos penales, El Fortín fue muy superior.

Con este resultado River quedó vigésimo con 19 puntos, mientras que los de Liniers se acomodaron con 21 puntos en la 18° posición.

Mirá los goles: