Para ambos era una final, mucho más que tres puntos había en disputa en Liniers. Apareció la experiencia en el Fortín entre tanto piberío y Vélez goleó 3-0 a Olimpo y tomó una bocanada de aire en su lucha por escaparle a la zona baja de los promedios.

Luego de un primer tiempo parejo, en el complemento llegó el desahogo para Vélez, que venía de cuatro caídas seguidas. A los 11, Cubero peinó un centro y superó a Gabbarini para adelantar a los de Marcelo Gómez.

Luego, desde el banco, surgió la figura de Bergessio quien anotó por duplicado a los 33 y 41 para desatar la locura en el José Amalfitani.