Vélez volvió a derrotar a Lanús, esta vez por 2-0, y se clasificó a los cuartos de final de Copa Superliga, donde se medirá ante Boca.

El conjunto de Gabriel Heinze sacó la ventaja en los primeros 45 minutos, allí aparecieron los goles de Leandro Fernández y Agustín Bouzat, ambos con sendas y bonitas definiciones sobre Ibáñez.

El complemento mostró un Lanús que fue con impetu a buscar el descuento (algo más mereció), pero terminó pagando por los errores del primer tiempo, y eso lo aprovechó muy bien el Fortín.

Ahora tendrá un prueba de carácter cuando este domingo juegue en Liniers la ida ante Boca, con todo el morbo Zárate encima, pero tiene con qué ilusionarse.