Nicolás Burdisso llegó a Boca Juniors con mano firme. Una de sus primeras -y polémicas- decisiones fue separar a Claudio Vivas de su cargo. El coordinador de Divisiones Inferiores había llegado al club en 2017 y tenía vínculo vigente hasta diciembre de 2019, pero su trabajo no terminó de conformar al nuevo Director Deportivo.

Vivas cargaba sobre sus hombros con varias denuncias por malos tratos por parte de juveniles y sus padres, incluyendo agravios y hasta supuestas agresiones físicas. Quizás el hecho más trascendente fue el altercado que tuvo con el juvenil Thiago Grandis durante un partido de la Cuarta División, que terminó con la salida del chico de la institución. Los dirigentes fueron tomando nota. Y, por lo visto, el manager también.

En las últimas horas, el ex asistente de Bielsa rompió el silencio en Radio La Red: “Burdisso me comunicó que tomó la decisión de buscar a otro. No fueron suficientes los argumentos, no me pareció justo y no coincido en la decisión sobre todo por la fecha, pero la respeto porque no tuve ningún problema con él. Nunca tuve problemas, tuve armonía con mis compañeros y apoyo absoluto de los dirigentes. Daniel no quería que yo me vaya, pero él trajo una persona para que tome decisiones en el fútbol”.

La idea de Burdisso es que el cargo de coordinador de Inferiores sea ocupado por Oscar Regenhardt, quien dirigiera a la Reserva del conjunto de la Ribera durante 17 años -despedido por Angelici luego de la salida de Falcioni en 2012- y que se desempeño en los últimos años en las juveniles de Patronato de Paraná. Vivas, por su parte, suena como posible entrenador de Sporting Cristal.