En el entrenamiento matutino de este lunes, Mauro Zárate se retiró con una molestia muscula en medio de uno de los ejercicios de definición. Mientras el resto del grupo continuó los trabajos, el delantero se fue al vestuario junto al médico. Habrá que esperar los controles médicos para saber el grado de la lesión.

Mientras realizaba trabajos de definición, Zárate pateó al arco de zurda y, segundos después, levantó la mano indicando una dolencia muscular. Acto seguido se fue directo al vestuario acompañado por el médico.

Sin embargo esto estaría relacionado con el golpe que sufrió el sábado, ante Argentinos. Según indicaron los médicos ahora se le endureció un poco el muslo y salió de la práctica simplemente por precaución.