El imponente Maracaná fue testigo de un nuevo festejo del fútbol alemán. En el escenario donde la Mannschaft derrotó a la Argentina para consagrarse en el Mundial 2014, y donde mañana los europeos se verán las caras ante Brasil en la final masculina, las chicas dieron cuenta de Suecia para quedarse con la gloria olímpica por primera vez.

Con todo el público brasileño en contra, el seleccionado alemán de fútbol femenino se impuso por 2 a 1 gracias a los goles de Dzenifer Marozsan y Linda Sembrant, esta última en contra de su valla, en un duelo donde las impresiones en los últimos metros evitaron la posibilidad de un marcador más abultado.

Ni bien iniciado el complemento la habilidosa Marozsan capturó un centro atrás y ejecutó a la perfección un remate desde el borde del área para vencer la arquera sueca. Un cuarto de hora después, un tiro libre de la número 10 dio el palo y la sueca Linda Sembrant, en su afán por sacar el balón no hizo más que poner el segundo para sus rivales.

Sobre el final, la emoción creció cuando Stina Blackstenius aprovechó un quedo en la defensa teutona para abrochar el descuento a los 67′. Las nórdicas se volvaron masivamente en ataque y generaron más de una situación de peligro. Sin embargo, no pudieron capitalizar su dominio en la red y así Alemania se quedó con su primer oro en fútbol femenino.

Por último, en el duelo que cerró el podio, Canadá dio cuenta de un Brasil deslucido para imponerse por 2 a 1 con los goles de Deane Rose y Christine Sinclair, en el duelo que tuvo lugar en el Arena Corinthians. Breatiz puso el descuento a los 79’ pero la historia ya estaba juzgada.