Nigeria venció a Honduras por 3 a 2 y se quedó con la medalla de Bronce del fútbol masculino en los Juegos Olímpicos de Río 2016. El conjunto africano arrancó con el ímpetu de acorralar a su rival al que le generó tres ocasiones de gol en el primer cuarto de hora aunque sin la precisión necesaria en la definición. Recién a los 34 minutos de la primera etapa, el equipo nigeriano pudo adelantarse en el marcador a raíz de una brillante jugada individual de John Obi Mikel que se sacó de encima a dos defensores para asistir a Sadiq Umar, quién solo tuvo que empujar el balón al fondo de la red.

Ya en el segundo tiempo, Honduras trató de adelantarse en el campo pero Nigeria seguía manejando el ritmo del partido a su merced. La segunda emoción del partido no tardó en llegar ya que a los cuatro minutos, Obi Mikel probó desde afuera con un tiro fuerte que encontró resistencia en el arquero Buba pero el rebote le quedó al delantero Amuni Umar para señalar el 2 a 0.

La segunda conquista golpeó duro al equipo conducido por Pinto que veía como su rival lo superaba ampliamente. Para cartón lleno, Sadiq Umar aumentaba la diferencia a tres goles con una jugada individual exquisita. Sin embargo, Honduras evidenció una reacción y descontó en dos oportunidades para darle suspenso al final del partido. Lozano y Marcelo Pereira, con un buen cabezazo, marcaron los tantos hondureños para ilusionarse con un empate que llevara al encuentro a la prórroga, algo que finalmente no sucedió. Con el Bronce, Nigeria completó el medallero en esta disciplina ya que había sido Oro (Atlanta 1996) y Plata (Pekín 2008).