El Loco tuvo momentos tanto negativos como positivos como líder de la Selección Argentina. Arrasó en las eliminatorias para Corea-Japón 2002, pero fue víctima de una de las derrotas más duras de los últimos años como fue la eliminación en primera ronda de esa Copa del Mundo.

Sin embargo, a pesar de la rápida vuelta a casa, con el apoyo tanto de los jugadores como el público logró continuar al frente del equipo.

Dos años más tarde padecería una triste final perdida en la Copa América de Perú frente a Brasil, contrarrestada con la victoria de la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas.

Aunque mantenía el apoyo de muchos, el desgaste se notaba y en septiembre de 2004 decidió dar un paso a costado.

Marcelo Bielsa es recordado por todos, despertando antipatía o adoración entre los hinchas argentinos. A lo largo y ancho del mundo, sigue sumando adeptos por su carácter formativo y los valores que trata de imponer más allá de la cancha.

Dirigió a seleccionado nacional en 85 partidos; con 56 triunfos, 18 empates y 11 derrotas. Su paso al frente del conjunto albiceleste siempre será recordado.

Por Camila Pons.