Esa noche de lluvia, como tantas otras, Martín Palermo escribía una nueva página de su libro dorado. El Titán se convertiría en el héroe que necesitaba Argentina para no ahogarse.

La Albiceleste precisaba ganarle al conjunto peruano para que la clasificación dependiera de sí mismo. Con Diego Maradona en el banco y Lionel Messi en la cancha todo parecía fácil, pero la historia sería mucho más compleja.

El encuentro comenzaba 1-0 con gol de Gonzalo Higuaín, pero a los 90 minutos se paralizaban los corazones cuando, por medio de Rengifo, los visitantes llegaban al empate. El encuentro se terminaba y Argentina quedaba más que complicada.

Pero luego de un centro que capitalizó Ángel Di Maria y un disparo del Pocho Insúa que se fue desviando, la pelota cayó en los pies de Palermo, que solo necesitó empujarla para desatar la alegría y euforia de todos en el Estadio Monumental.

Ese grito bajo el diluvio quedará en la memoria de todos. Martin Palermo lo volvía a hacer y esta vez festejaban todos: Sudáfrica 2010 estaba cada vez más cerca.

 

Reviví el gol de Palermo contra Perú para la victoria 2-1 de Argentina: