El partido amistoso entre Argentina y Uruguay, a jugarse el próximo lunes en Tel Aviv, agotó todas sus localidades en dos horas.

El encuentro, que se mantuvo en duda dado el conflicto bélico que afecta a la capital israelí, contará con un lleno total en el estadio Bloomfield, con capacidad para 29 mil espectadores.

“Tel Aviv no es menos seguro que Buenos Aires o Barcelona y estamos trabajando con los organismos profesionales más importantes de Israel para organizar este partido amistoso con los más altos estándares”, declaró Daniel Benaim, patrocinador del encuentro y director general de la empresa organizadora, Comtec Group.

Cabe mencionar que parte de las entradas se reservaron para el Centro Peres para la Paz, la ONG fundada en 1996 por Simón Peres, ya fallecido presidente israelí y Premio Nobel de la Paz.