Lo dijo ayer Messi, con la derrota ante Colombia a flor de piel: no hay tiempo para lamentarse. Por eso, este domingo la Selección volvió a entrenarse en Salvador y ya por la tarde viajará hacia Belo Horizonte.

Cerca de las 16.30, la delegación emprenderá vuelo charter hacia la ciudad donde el miércoles a las 21.30 jugará ante Paraguay con la obligación de ganar.

Hoy, además, se incorporó al trabajo de la Albiceleste el arquero Juan Musso, quien viajó el sábado para reemplazar al lesionado Esteban Andrada. Así, con los 23 a disposición, se empieza a delinear el equipo para buscar la recuperación ante la Albirroja.