Jorge Burruchaga asumió como mánager de la Selección Argentina en junio de 2017. Luego de 21 meses en el cargo, presentó su renuncia. Tras su salida, afirmó: “Venía hablando con Tapia acerca de mi salida como mánager y después de tomarme unos días de vacaciones, le manifesté que quería dar un paso al costado”, contó.

Además, se refirió al puesto que ocupó: “Tapia me escuchaba mucho, pero luego no terminaba haciendo mucho de lo que yo le manifestada. La figura del mánager está bastardead, pero yo cumplí muy bien ese rol”, sentenció en diálogo con Estamos Motivados, por AM 990.

Al ser consultado por lo que vivió la Selección Argentina en el Mundial de Rusia 2018, Burruchaga indicó: “El estado de ánimo después del empate ante Islandia no fue el mejor, y hubieron muchos inconvenientes después de eso. No digo que los jugadores tomaron el poder, pero se hizo difícil la convivencia. Hubieron demasiados problemas”, apuntó.

Por último, se refirió a los rumores sobre la posibilidad de ser el entrenador de Argentina durante la última copa del mundo: “Nunca me plantearon dirigir a la Selección, se dijeron muchas cosas. La estadía en Rusia no fue la mejor, más allá de que si me lo hubiesen propuesto, no habría aceptado ser el entrenador”, sostuvo.