La Selección Argentina sigue buscando un entrenador de renombre tras la salida de Jorge Sampaoli. Más allá de los apellidos que salieron a la luz (Simeone, Pochettino, Gallardo), el presidente de AFA, Claudio Tapia, admitió que se hizo un intento por Pep Guardiola.

“Averiguamos por él, pero había una imposibilidad muy grande. Era muy difícil porque para eso tenés que tener un buen respaldo, y era mucho. Teníamos que hipotecarlo todo y no sé si llegábamos”, manifestó en diálogo con Líbero.

En otro tema, se refirió al llamado “club de amigos” en la Albiceleste. “Me río de eso, porque estuve cerca. En el trabajo y en las decisiones el amigo siempre te va a aconsejar sin contradecirte. Y eso no es bueno”, añadió.