Colombia es una de las selecciones candidatas a levantar la Copa América Brasil 2019 tanto por peso individual como por historia reciente. Los sensacionales seis años de José Néstor Pekerman dejaron una base muy importante, incluidas dos clasificaciones consecutivas a la Copa del Mundo (Brasil 2014 y Rusia 2018) y la recuperación de la identidad futbolística que hizo brillar al cuadro cafetero en los años ’90. Sobre el final de su ciclo, Pekerman se encontraba en medio de un proceso de renovación generacional que su sucesor está decidido a continuar, siempre respetando la progresividad aplicada por el entrenador argentino.

Dentro de los 23 jugadores convocados por el nuevo seleccionador, Carlos Queiroz, conviven pesos pesados como David Ospina, James Rodríguez, Juan Guillermo Cuadrado, Luis Muriel y Radamel Falcao García con nombres pujantes –algunos ya con experiencia mundialista y otros que dan sus primeros pasos como internacionales– como Davinson Sánchez, Yerry Mina, Cristian Borja, Santiago Arias, Cristian Zapata, John Lucumi, Gustavo Cuellar, Edwin Cardona, Mateus Uribe, Wilmar Barrios, Jefferson Lerma, Álvaro Montero y Duvan Zapata.

Dos partidos no han sido suficientes para que Queiroz encuentre el equipo ideal, pero tanto en la derrota ante Corea del Sur y en las victorias ante Panamá y Perú, se pudieron ver algunos trazos de lo que enfrentará la Argentina en la Copa América de Brasil 2019. El esquema táctico elegido será un 4-2-2-2 flexible que pasará a ser un 4-3-3/4-3-2-1 en ataque y un rocoso 4-4-2 en defensa, privilegiando la posesión del balón, las transiciones veloces al ataque desde las bandas y la (innegociable) solidez defensiva.

El once contra el que se enfrentará la Argentina de Lionel Scaloni muy posiblemente sea el siguiente: Ospina; Arias, Mina, Sánchez, Tesillo; Uribe, Cuellar/Barrios; James Rodríguez, Cuadrado; Falcao y Muriel/Zapata. Es evidente que los nombres pueden variar según lo que exija cada partido, pero la idea es clara: en lo defensivo, el equipo esperará en campo propio apostando a la transición rápida sobre la segunda pelota, con el agregado de que Cuellar puede siempre retroceder para formar una línea de cinco y que los dos laterales no tienen absoluta vocación ofensiva; para la creación de juego en el mediocampo, los titiriteros  –con mucha llegada al área rival– serán Uribe y James (jugará suelto, sin responsabilidad en el retroceso), quedando el trabajo sucio para Cuadrado y Cuellar, así como la proyección por la banda derecha en el caso del volante de la Juventus; a la hora de la definición, tanto Falcao como Muriel serán referencia fija y la realidad es que ambos se proponen como un duro desafío para cualquier pareja de centrales por su potencia y oficio, siendo su contraparte más explosiva y veloz la pareja compuesta por Roger Martínez y Duvan Zapata.

Más allá de esto, Queiroz cuenta con muchas opciones para que los diversos esquemas tácticos funcionen: de querer jugar con tres delanteros  –siempre con un solo delantero como referencia inamovible–, puede colocar a James Rodríguez como extremo izquierdo y a Juan Cuadrado como extremo derecho, así como puede posicionarlos a ambos como volantes interiores y utilizar por los costados a Martínez y a Díaz; si busca colocar cuatro volantes, Cuadrado quedaría como exterior derecho, Uribe y Cuellar/Barrios como doble pivote y James/Cardona liberado como un falso volante por la izquierda, apelando a las subidas de los laterales para abastecer a un doble nueve clásico que se mantendrá dentro del área abriendo grietas.

No es poco lo que tiene para anotar Lionel Scaloni respecto de la nueva Colombia de Carlos Queiroz, pero lo cierto es que el poco tiempo de trabajo que posee el entrenador portugués puede ser una ventaja comparativa importante. Trece de los convocados fueron parte de la plantilla que participó en un irregular Mundial de Rusia 2018 que los vio salir en Octavos de Final luego de llevar hasta los penales a una Inglaterra superior, por lo que las ansias de revancha laten en las venas de un equipo que quiere mejorar el tercer puesto obtenido en la pasada Copa América Centenario a fuerza de inteligencia defensiva, talento creativo y poderío goleador.