La Copa América es la primera gran prueba para el seleccionado argentino después de lo que fue el decepcionante Mundial de Rusia, donde se hizo visible la renovación que se necesitaba. De la vieja guardia, aun queda Angel Di María, que espera que en Brasil se pueda cortar la racha negativa.

“Nunca voy a renunciar a la Selección. Cuando no venga más, será porque no me citaron. Mientras tanto, siempre daré lo que sea por estar. Como Messi, lo voy a intentar las veces que sea posible. Somos un poco cabeza duras. Aún después de todo lo vivido, seguimos teniendo el sueño de cualquier chico: ganar algo con la Mayor”, manifestó el volante en charla con Ole.

Y añadió. “El Mundial de Rusia fue complicado, ahí nada salió como esperábamos y yo no quería irme así de la Selección, quería quedarme a pelearla, y saber que se estaba en un proceso de cambio te generaba ese miedo a no ser citado. Pero demostré durante el año que podía estar… Mucha gente dice que estamos siempre los mismos, pero los que llegan a la Selección es porque lo merecen. Algo hicieron para eso”.