Paulo Dybala fue de menos a más en la Copa América. Prácticamente ausente en la fase de grupos, en los siguientes tres partidos contó con más minutos y hasta se dio el gusto de marcar un gol (A Chile) y jugar un buen rato con Lionel Messi, una variante que hasta el momento no había dado grandes dividendos.

“Creo que demostré que puedo juego con Messi. Es cuestión de conocerse más, de encontrar la sintonía, de ver dónde y cómo se mueve cada en uno y de sentirse uno más cómodo y de hacerlo sentir al otro también así. Hubo buen circuito de juego. Con Chile pasó con Leo y también con el Kun”, destacó la Joya en Olé.

Y agregó en cuanto a los polémicos arbitrajes. “Merecimos más que el tercer puesto. Pero por algunas situaciones que están a las vista, nos quedamos en ese lugar”.