El tenista Diego Schwartzman, manifestado fanático del fútbol y demostrado por algunas actuaciones durante sus entrenamientos, llegó a la concentración argentina ayer por la tarde y disfrutó este viernes un entrenamiento matutino del equipo comandado por Jorge Sampaoli, donde le tocó el mal trago de ver la lesión de Manuel Lanzini que lo dejará afuera del mundial. “Estuve con todos. Nos sacamos fotos. Obviamente hay un clima distinto por lo de Lanzini, pero la pasé bien” afirmó.

El “Peque” finalizó su participación en Roland Garros, tras llegar a cuartos de final y toparse con Rafael Nadal, quién lo dejó afuera por 4-6, 6-3, 6-2 y 6-2.