De aquel esperanzador 2-0, en un momento en el cual el nivel de juego era muy bueno sin Messi, a terminar redondeando una actuación con más grises que certezas y una Nigeria que trastocó todos los papeles, aprovechó garrafales errores defensivos y terminó ganando 4-2 en Krasnodar.

El primer tiempo mostró a una Selección activa, clara, punzante. Que abrió el marcador luego de un acción insólita del arquero nigeriano, que agarró la pelota con la mano fuera del área y le dio un tiro libre que Banega cambió por gol. Minutos más tarde, una gran jugada colectiva finalizó con un tomá y hacelo de Pavón para Agüero para establecer el segundo.

El descuento de Iheanacho (magnifico tiro libre) parecía decorativo antes del entretiempo. Solo parecía… porque el cambio llegó en el complemento.

En apenas 20 minutos, Nigeria dio vuelta un resultado en base a los errores defensivos del equipo de Sampaoli, que nunca cambió la línea de tres. Así, Iwobi en dos ocasiones e Idowu hicieron sufrir a Marchesín (que nunca olvidará este debut) y llenó de preocupaciones a la Selección, que exhibió dos caras de manera peligrosa y le reza a que la Pulga nunca se lesione.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here